La voz de l@s niñ@s

Este es un blog sobre comunicación y una de las formas de la comunicación que más me apasionan es hablar en público y asesorar a otros que desean hacerlo. Hace algunos años asesoré a una niña de primaria para un concurso donde representaría a su escuela. Revisando en mis archivos me encontré con el discurso que ella usó en esa ocasión y el tema que utilizó siempre será vigente, se los comparto con el fin de que reflexionen al respecto y, lo más importante, tomen acciones inmediatas.

Con gran aprecio,

Alfredo Luna


El papel de la familia en el rescate de valores.

Las familias debemos tener el valor de crear valor a través de los valores.

O lo que es lo mismo, transmitir valores positivos, para formar personas que agreguen valor a la sociedad, es un acto de valentía.

Honorables miembros del jurado calificador, distinguidas autoridades escolares, compañeros y amigos, público en general, deseo que hoy afirmemos nuestra convicción de que las familias debemos esforzarnos cada día por vivir y promover valores positivos.

Las familias debemos esforzarnos cada día por vivir y promover valores positivos:

  • Porque no hay otro grupo social que tenga tanto poder de influir en los individuos.

El ser humano no fue creado para ser un ente aislado, el individuo necesita de la integración en diversos grupos sociales y de ser aceptado en los mismos. La familia es el grupo social más importante para todas las personas. En los primeros años de vida, la influencia fundamental es de la familia. Sin embargo, los niños poco a poco nos vamos involucrando en otros círculos sociales, pero el mayor poder de influencia, positiva o negativa, seguirá siendo de nuestra familia. El impacto de la influencia de otros grupos sociales en nosotros, los adolescentes y los jóvenes, se moverá en proporción inversa al nivel de influencia de la familia. Es decir, si la familia es unida y fomenta valores positivos en sus miembros, los otros grupos sociales ejercerán una influencia menor. Sin embargo, si la familia es indiferente al individuo, los otros grupos ejercerán mayor influencia con valores mayormente negativos. Y ya no digamos lo que sucede cuando una familia fomenta valores negativos.

Las familias debemos esforzarnos cada día por vivir y promover valores positivos:

  • Porque los valores positivos son los únicos que nos permitirán cambiar la pésima calidad de vida social que tenemos.

Lamentablemente estamos muy expuestos a los medios masivos de comunicación y nos damos cuenta de cómo la sociedad es un caos, donde personas no están de acuerdo con su género sexual, donde las familias disfuncionales abunda, donde la gente confunde la tolerancia con la irresponsabilidad, donde proliferan las drogas, los malos hijos, los malos padres, los malos gobernantes, el daño a la ecología, las enfermedades que van surgiendo, en fin. Nos podemos preguntar ¿cómo o de dónde surgió tanta maldad y desviación? Desde el origen de la especie humana la maldad ha existido y siempre existirá. Sin embargo, les invito a imaginar cómo sería la sociedad sin en cada hogar se viviera en armonía, si en cada familia abundara el amor, el gozo, la paz, la paciencia, la benignidad, la bondad, la fe, la mansedumbre y la templanza. Sería un mundo totalmente diferente ¿no creen?

Las familias debemos esforzarnos cada día por vivir y promover valores positivos:

  • Porque es la única herencia valiosa que le podemos dejar a las siguientes generaciones.

Son tantas y tantas las veces que hemos escuchado de los padres de familia decir frases como:

  • No quiero que mis hijos sufran lo que yo sufrí.
  • No quiero que mis hijos vivan lo que yo viví.
  • No quiero que a mis hijos les falte lo que a mí me faltó.

Pero esas frases regularmente los padres y las madres de familia las asocian totalmente a aspectos materiales. Y ¿qué de las cosas intangibles? ¿qué del amor? ¿qué de la compañía? ¿qué de los valores? Los padres están enseñando a sus hijos a tener aspiraciones, y eso no es malo, el problema es ¿a qué estamos aspirando? ¿sólo a cosas materiales? Desde este lugar y a nombre de todos mis compañeros y compañeras, les ruego a los padres de familia que recapaciten, que busquen el equilibrio en la vida familiar, porque los necesitamos a ustedes, necesitamos ver que viven valores positivos, que con su vida diaria nos muestren los modelos a seguir. Necesitamos ver que nuestros padres se aman y que se respetan entre sí, que son fieles el uno al otro, que nos disciplinan en amor y no por frustración; necesitamos ver que no dan “moches” a funcionarios públicos, que no transan, que no compran cosas pirata, que no se escondan de los cobradores, y que saben enfrentar las consecuencias de sus decisiones,… porque todos debemos ser conscientes que las decisiones que hoy se toman y la forma en que hoy se vive, para bien o para mal, siempre repercutirán a seres que aún no han nacido y que a muchos de ellos ni siquiera llegarán a conocer y me refiero a sus nietos, bisnietos, tataranietos y generaciones futuras.

Con base a todo lo que he mencionado les reto a que hoy empecemos a vivir valientemente el valor de los valores.

El antropólogo Ashley Montagu dijo:

“La única medida de lo que tú crees es lo que haces. Si tú quieres saber lo que la gente cree, no leas lo que escribe, no les preguntes qué creen, sólo observa lo que hacen”.

Familias: luchemos contracorriente y forjemos juntos el gran futuro que México anhela y necesita.

¡Creamos en los excelentes resultados que los buenos valores pueden producir! ¡Viva la familia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: