No me manipularás más, se acabó…

Recientemente leí un artículo en Milenio titulado: Así usa Trump las palabras para manipular desde Twitter.

Esto me hizo recordar uno de los temas que más me agradan del curso de Comunicación Efectiva que imparto en Tecmilenio Campus Las Torres.

Qué importante es comprender la diferencia entre manipulación y persuasión.

En términos muy sencillos, manipular es tratar de alcanzar un objetivo o acuerdo donde el manipular es beneficiado y su contraparte es perjudicada; mientras que al persuadir buscamos lograr un beneficio propio, pero también procuramos el beneficio de nuestra contraparte, aunque los beneficios pueden ser desproporcionados, pero se busca el beneficio mutuo.

El tema me agrada porque es algo muy aplicable en nuestra comunicación diaria. No importa si hablamos de las relaciones familiares, fraternales, laborales o profesionales, este asunto es digno de reflexión y de análisis introspectivo profundo.

Podemos salir de una relación de manipulación si:

1. Nos conocemos a nosotros mismos. Todo inicia aquí, porque debemos tener muy claras nuestras metas, prioridades, fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades. Solo teniendo esa claridad podremos evitar ser manipulados. Seguramente tendremos necesidades por cubrir, pero al tener conciencia de todo lo mencionado podremos protegernos. Por ejemplo, tal vez una jovencita tiene una fuerte necesidad de una relación afectiva profunda con alguien del sexo opuesto ya que su padre nunca le dio la atención que necesitaba (debilidad), pero sabe que tiene dignidad y que jamás permitirá ser humillada a pesar de la necesidad que tiene (fortaleza). Esto le permitirá no dejarse manipular por muchachos que al ver su necesidad quieran abusar de ella en diversas formas (amenazas).

2. Aprendemos a decir NO. Los que somos padres sabemos que aún los bebés pueden ser nuestros manipuladores. Para ello utilizamos el término ‘tomar la medida’. Ese pequeño y hermoso ser solo conoce su necesidad/deseo de ser atendido, sin saber que sus padres necesitan descansar e ir a trabajar al día siguiente. Por ejemplo: nuestra hija jamás durmió en nuestra recámara y desde sus primeros días de vida le ayudamos a organizar sus horarios para comer, sobre todo los nocturnos. Los médicos siempre nos dijeron que primeramente debíamos asegurarnos que el llanto no fuera por temas básicos como alimentación, cambio de pañal, enfermedad, etc. Una vez que tuvieramos esos temas bajo control, deberíamos dejarla llorar hasta que se cansara y se quedara dormida. Créanme, nos dolía el corazón al escuchar a nuestra bebé llorar, pero eso solo fue por 1 ó 2 noches. Sin embargo, el beneficio ha sido para toda la vida. Primero, le enseñamos a ella la importancia de respetar las necesidades de los demás, independientemente de que ella deseará atención solo por desearla. Segundo, aprendimos a decir no, evitando ser manipulados por nuestra niña, sin que eso signifique que no la amamos o que le causamos un trauma para toda su vida. Lo importante de esto es que lo llevemos al resto de nuestras relaciones. Muchas veces le robamos tiempo a nuestra familia, a nuestra relación con Dios, a nuestro descanso o al cuidado de nuestra salud, por no decir NO. Muchas veces la gente buscará su beneficio o su ventaja al pedirnos favores o asignarnos tareas que no nos corresponden, mismas que finalmente aceptamos realizarlas sin que tengamos beneficio alguno.

Concluyo con 2 consejos que siempre comparto en clase al hablar de este tema:

  • Chicas/chicos, ustedes valen mucho. No permitan que alguien les manipule. Nadie con esas intenciones es digno ni siquiera de tener su amistad, menos de entablar una relación de otro tipo.
  • Chicos/chicas, jamás manipulen a alguien, todas las personas son muy valiosas. Si pretenden a alguien, empéñense en persuadirle de que ustedes son el mejor ‘partido’, pero siempre ofrezcan beneficios para que lleguen a un acuerdo de ganar-ganar.

Con gran aprecio,

Alfredo Luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: