No creo que… “Todo empieza y termina en la familia”

A propósito de próximas elecciones en nuestro país, particularmente en el Estado de México, durante la semana escuché de una de las candidatas a gobernadora, la expresión: “todo empieza y termina en la familia”, lo cual me llevó a replantearme las implicaciones de dicha frase, y a definir una postura al respecto.

El contexto en el que se dio este comentario, es porque como parte de su campaña política se están enfatizado la importancia de la generación de empleos, salarios dignos y apoyos para situaciones críticas de enfermedad. Porque muchas familias sufren por la falta de lo antes mencionado.

Totalmente de acuerdo hasta allí. Pero algo muy importante es que las familias las formamos individuos, lo mismo que las empresas, las instituciones, las ciudades, etc.

Así que si enfocamos más y mejor la expresión diciendo “Todo empieza y termina en el individuo y sus convicciones” y buscamos hacer conciencia al respecto considero que las cosas serían muy diferentes.

Por diversas situaciones hay personas víctimas de las circunstancias y deseo sean las menos. Pero para muchas personas su forma de vida es presentarse como víctimas, no de las circunstancias, sino de los demás. Siempre buscando culpables por las terribles consecuencias de sus malas decisiones: el gobierno, sus padres, su pareja, sus hijos, la sociedad, el vicio, las tentaciones, el pecado, Donald Trump y muchos etcéteras.

Una de las definiciones que hemos escuchar con respecto a la familia es que es la “base de la sociedad”. Sin embargo, depende de ti y de mí la firmeza de esa base.

Al nacer, formamos parte de una familia de nacimiento. Sin embargo, al contraer matrimonio formamos nuestra familia natural y pasamos a formar parte de una familia política.

Las 3 familias son muy importantes. Pero la familia natural es la esencia de nuestra vida. En una familia todos debemos y podemos responsabilizarnos de nuestros actos y decisiones, excepto: infantes, ciertas personas de la 3a. edad y/o con alguna capacidad diferente.

Cuando la responsabilidad es de todos, realmente la responsabilidad es de nadie.

Yo te invito a tomar las riendas de tu vida, a revisar tus convicciones con respecto a Dios y a ti mismo. Visualiza el mejor futuro que puedes vivir y empieza a tomar decisiones para alcanzarlo. Ubica objetivamente tu círculo de influencia y ejerce dicha influencia positivamente. Obviamente nuestro mayor círculo de influencia siempre será nuestras propias familias, principalmente la natural.

Termino con esta hermosa frase que recientemente descubrí:

Los abuelos que demuestran gran interés por sus nietos, se encuentran entre las personas más preciosas de la tierra.

Stephen R. Covey

 

Con gran aprecio,

A. LUNA

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: