¿A qué le tiras cuando sueñas mexicano?

Esta semana uno de los titulares de la edición de Publimetro en mi ciudad fue: Boleto de avión gratis en Facebook, fraude masivo en México.

Es lamentable, y me atrevería a decir vergonzoso, que los mexicanos (aunque seguramente no somos los únicos) nos caractericemos por siempre aplicar la ley del mínimo esfuerzo en lo que hacemos.

Es claro que hay muchas personas entusiastas, trabajadoras, emprendedoras de las cuales tenemos mucho que aprender, siendo grandes ejemplos a seguir, pero son una minoría en nuestro país, en cual habitamos 119 millones 530 mil 753 personas según la Encuesta Intercensal 2015, realizada por el INEGI.

Pero, ¿qué de la mayoría de los mexicanos? Ejemplos de fraudes hay muchos:

  • La Flor de la Abundancia.
  • Aparatos y productos milagrosos harán reducir peso y tallas.
  • Cremas que quitan arrugas o atrasan el envejecimiento.
  • Camionetas que se han ganado por sorteos fantasma inexplicables.
  • Herencias de personas desconocidas extranjeras que ha dejado una fortuna para que un mexicano/mexicana la administre.

Definitivamente, quien arma y pone en marcha una acción fraudulenta esta haciendo algo incorrecto y fuera de la ley.

Sin embargo, este tipo de fraudes tiene “éxito” debido a la forma de pensar y actuar de muchas personas que sueñan que del cielo les caerá la solución a todos sus problemas, los cuales pueden ser muchos, pero gran parte ellos tienen un trasfondo económico.

Estoy convencido de que Dios es dueño de todo y de que es nuestro proveedor. Sin embargo, para que esa provisión nos llegue regularmente debemos hacer lo que nos corresponde: prepararnos, trabajar, esforzarnos, planear, ejecutar y lograr resultados. Un dicho popular dice: A Dios rogando y con el mazo dando.

Esto de la facilidad con que se quiere avanzar, lo vemos aún en el ambiente laboral. Muchas personas piensan que los ascensos se debieran alcanzar por antigüedad en la empresa o por concluir algún curso o posgrado, no por tener ciertas habilidades/aptitudes/actitudes que se quieren para desarrollar algún rol en la organización.

Mucho de esto se alimenta desde casa y en las propias organizaciones, porque el sistema de recompensas está muy mal enfocado.

Es común que los padres premien las calificaciones de los hijos e hijas, cuando la calificación debiera ser el premio al esfuerzo del hijo o hija. Si se desea otorgar algo extraordinario debiera asociarse con un esfuerzo extraordinario, no con algo natural en la etapa de la vida que está viviendo, como es el estudio.

Si volteamos a las empresas, en algunos niveles organizaciones existen los premios por puntualidad, cuyo objetivo es estimular una virtud que cualquier persona debiera tener, siendo parte de sus cualidades como individuo. Otra forma de estímulo es sobre el logro de objetivos financieros u operativos, mismo que solo se da a ciertos niveles de las organizaciones y ciertas áreas clave, lo cual desincentiva a las personas que no pertenecen a esos niveles o áreas.

Retomando la nota con la que inicié, les invito a dejar a un lado la ingenuidad, a no ser presa fácil de algún tipo de fraude. Definamos una estrategia clara para lograr nuestras metas, seamos lo suficientemente disciplinados para aplicar nuestro mejor esfuerzo en lograr nuestros objetivos a corto, mediano y largo plazo. Pero empecemos por ahí, definamos objetivos personales, familiares, profesionales y laborales perfectamente alcanzables con base en las etapas de nuestra vida, las habilidades y capacidades, las cuales debemos desarrollar/mejorar de forma continua, y la mayoría de las veces será por nuestra parte, no esperanzados a que la empresa a la que pertenecemos nos pague capacitación.

Todo esto trae a mi mente la letra de una canción del prolifero autor mexicano Chava Flores, quien ha sido considero el cronista urbano de México de la primera mitad del siglo XX.

La canción es ¿A qué le tiras cuando sueñas mexicano?, les comparto ligas a 2 versiones de dicha canción: https://youtu.be/zu5CogjP_d0 (subtítulos en inglés) y https://youtu.be/vRHkB1HFnu0

Debemos soñar, pero no quedarnos en esa etapa. Debemos trabajar muy duro para lograr nuestros sueños personales, familiares, profesionales y laborales.

Con gran aprecio,

A. LUNA

PD les dejo ligas hacia:

  1. Interesantísima nota biográfica sobre Chava Flores http://www.gob.mx/cultura/prensa/chava-flores-fue-el-cronista-urbano-de-mexico-de-la-primera-mitad-del-siglo-xx?state=published
  2. Estudio sobre Los deseos, anhelos y esperanzas de los mexicanos de hoy (2005) http://base.d-p-h.info/es/fiches/dph/fiche-dph-7131.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: