Piensa en la importancia de pensar cómo piensas

En diversas ocasiones he escuchado la expresión: “Piensa mal y acertarás”, la cual puede ser confusa, porque invita a “cómo” pensar sobre una persona o situación, pero no dice “qué” pensar. Es decir, invita a pensar negativo, pero no menciona sobre qué aspecto negativo pensar.

El pensamiento es la base de los sentimientos, los cuales generan nuestras acciones, mismas que impactan directamente sobre nuestra vida.

La pregunta que debemos plantearnos a nosotros mismos es: ¿Cómo mi forma de pensar me ha impulsado para vivir la vida que hoy vivo? Es urgente hacernos esa pregunta porque el tiempo no se recupera, y si es necesario empezar a cambiar nuestra forma de pensar, debemos hacerlo ya.

Desde nuestra infancia recibimos influencia de las personas más próximas a nosotros, inicialmente nuestros padres y hermanos, luego se agregaron los maestros y compañeros de escuela y no podemos dejar de lado los medios masivos de comunicación. Esa influencia, para bien o para mal, fue la que inicialmente determinó nuestra forma de pensar.

Aquí es donde viene el reto, porque tal vez esa influencia fue tan fuerte que a pesar de saber que nuestra actual forma de pensar debiera cambiar para bien no lo hemos logrado, o tal vez ni lo hemos intentado.

La sociedad nos ha dicho la gran mentira de que los sentimiento son tan importantes y confiables que podemos, o mejor dicho debemos, dejarnos guiar por ellos. Es por eso que hay tanta maldad, narcotráfico, homicidios, secuestros, divorcios, abortos, violencia familiar, bullying, mobbing, violencia de género, pleitos laborales, empresas en quiebra, carreras truncas, suicidios, padres angustiados, hijos rebeldes, etc.

La gran verdad que hoy te quiero recordar es que la razón, el pensamiento claro y objetivo, siempre debe estar por encima de los sentimientos. La razón está ansiosa de que la tomemos en cuenta, que acudamos a ella para tener una mejor vida, para lograr nuestros sueños, nuestros objetivos y, lo más importante, vivir felices junto a los que amamos y los que nos rodean.

Hoy hay grandes retos que superar, grandes metas que alcanzar, grandes momentos que vivir. Pero solo lograremos todo esto si hoy empezamos a pensar diferente.

Tal como un jardinero cultiva su parcela, manteniéndola libre de malas hierbas, y creciendo las flores y los frutos que requiere, puede un hombre cultivar la parcela de su mente, eliminando lo incorrecto, inútil, y pensamientos impuros, y cultivando hacía la perfección las flores y frutos de lo correcto, útil, y pensamientos puros. James Allen.

Pensemos cosas cómo: 1) para llegar a la cima debo esforzarme dando un paso a la vez; 2) puedo terminar esa carrera; 3) mi familia no se merece que la trate de esta forma; 4) mis colaboradores en el trabajo y yo podemos ser un gran equipo; 5) este cigarro afecta mi salud; 6) debo respetar a mis padres; 7) si incumplo dejaré una pésima impresión; 8) si llego tarde estaré abusando del tiempo de los demás.

Regularmente las cosas suceden 2 veces, primero en la mente y luego al ejecutarlas.

Te invito a replantear la frase inicial: “Piensa mal y acertarás”, por “Piensa bien y lo lograrás”.

Hasta la próxima,

A. LUNA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: